Es importante apuntar a los niños a varias actividades extraescolares con el objetivo de que socialicen con otros niños, desconecten del cole y aprendan cosas nuevas. Pero, ¿qué número deben realizar? A continuación hacemos un repaso por todo lo que necesitas saber sobre ellas antes de apuntar a tus hijos.

Actividades extraescolares para los niños

Si echamos mano de los datos publicados por el Ministerio de Educación, tenemos que más del 90% de los niños/as de entre 6-16 años realiza alguna actividad extraescolar. La mayoría eligen algún deporte, pero también optan por los idiomas, la música, el baile, la informática, la pintura, etc.

Es habitual apuntar a los niños a estas actividades extraescolares por muchas razones, de ahí a que vaya un gran número de niños. Pero sobre todo porque tiene muchos beneficios para los pequeños, por eso es importante que realicen como mínimo una actividad extraescolar.

Es importante no saturarlos con demasiada información ni apuntarlos a demasiadas actividades porque eso podría causar rechazo y que de repente no quisieran ir a más. Por eso es importante elegir siempre actividades que gusten a los niños.

Si tenemos en cuenta que se dividen en varias ramas, lo que puedes hacer como padre o como madre es apuntarlos a actividades distintas y que sean complementarias. Por ejemplo, una actividad deportiva, una artística y una académica. Por ejemplo, gimnasia rítmica, ajedrez e idiomas.

Si bien es cierto que cuando son pequeños tienes que decidir por los niños y darles lo que creas que pueden ser mejor para ellos, para su futuro. Es normal que como padre o madre te guíes por lo que te gusta a ti o por lo que le puede resultar más útil para su futuro, pero con el tiempo es importante que decidan ellos.

Si algo les gusta y les apasiona de verdad, irán mucho más contentos y pueden llegar a ser muy buenos. Por eso es por lo que es fundamental descubrir los talentos ocultos de los niños desde que son pequeños.

¿Por qué apuntar a los niños a clases extraescolares?

Las actividades extraescolares permiten mantener al niño entretenido mientras los papás tienen que trabajar. De esta forma, están entretenidos y lo llevan mucho mejor, por lo que es algo completamente habitual.

Claro que, dentro del amplio catálogo de actividades extraescolares encontramos tantas opciones, que los niños pueden probar y aprender muchas cosas nuevas. Por ejemplo, practicar deportes nuevos, aprender pintura, ajedrez, baile, etc.

Es ideal también para que los niños más tímidos puedan socializar y hacer nuevos amigos, algo que es muy importante desde que son pequeños. Sin duda, estas habilidades sociales marcarán su futuro, por lo que es importante que las desarrollen y que pasen tiempo con otras personas para crecer.

En definitiva, las clases extraescolares son imprescindibles porque se lo pasan genial al mismo tiempo que aprenden cosas. Por eso es importante que los niños vayan al menos a un par y mejor aún si son variadas, de distintas ramas.

¿Te ha quedado alguna duda?