Uno de los momentos que más gustan a los niños, es cuando los profesores les anuncian que tienen una excursión. Automáticamente saltan de alegría y se ponen súper contentos. Pero, ¿son realmente beneficiosas?

Beneficios de las excursiones para los niños

Es habitual que los colegios organicen excursiones. Evidentemente, cada centro, ya sea público, concertado o privado, organiza las suyas propias y no tienen porqué coincidir.

Asimismo, hay colegios que las realizan durante el curso, en días lectivos, pero también se pueden realizar los fines de semana o durante las vacaciones, a modo de actividad extraescolar pero beneficiosa para los niños.

y es que, este tipo de excursiones resultan muy beneficiosas para los pequeños, porque les permite vivir nuevas experiencias y hacer actividades educativas nuevas y divertidas fuera del entorno escolar.

Entre los sitios más populares para hacer este tipo de excursiones, encontramos los zoos, los espacios naturales, museos y otros lugares importantes de la zona. Es una experiencia que tiene muchos beneficios, entre los que destacamos:

  • Aprendizaje práctico: normalmente, los niños en los colegios tienden a adquirir muchos conocimientos teóricos, pero pocas veces pueden ponerlo en práctica. Por ejemplo, visitas a museos de ciencias, a zoológicos, a los centros naturales o a los jardines botánicos, permiten a los niños ver la naturaleza y a los animales, para que puedan relacionar mejor todo lo aprendido. 
  • Nuevas experiencias: los viajes y las excursiones, aunque sean breves, siempre proporcionan nuevas experiencias. Los niños se sentirán felices de descubrir algo nuevo, por lo que puede hacer que los peques sientan interés por nuevas cosas beneficiosas para ellos. Desde luego, les puede cambiar la vida por completo.
  • Ayuda a la comunidad: hay servicios que pueden pasar por ayuda a la comodidad. Este tipo de actividades permiten transmitir importantes valores a los niños y educación, haciéndoles ver los beneficios de ayudar a otros que lo necesitan.
  • Desconexión: los niños, al igual que los adultos, necesitan desconectar. Aunque creamos que por ser pequeños no tienen preocupaciones, es normal que estén agotados del día a día y que necesiten un descanso. Una excursión les puede venir fenomenal para volver con las pilas cargadas, como nuevos.
  • Algo nuevo que contar: hay veces en las que los padres le preguntan a sus hijos que han hecho hoy en el colegio y siempre responden lo mismo. Sin embargo, las excursiones les proporcionan nuevas vivencias y actividades, por lo que sin duda tendrán cosas nuevas que contar a sus seres queridos.
  • Mejoran las habilidades sociales: en los tiempos de redes sociales, es importante que los niños sigan haciendo actividades de este tipo, en contacto con sus compañeros y con otros mayores. Les ayuda a mejorar las habilidades sociales y a integrarse mejor con su grupo de compañeros.
  • Reduce el sedentarismo: es positivo también desde el punto de vista de la actividad y la movilidad, dado que el sedentarismo no es bueno. Por lo tanto, se le propone algo diferente y dinámico para hacer fuera de casa o de clase.

Y para ti, ¿Cuáles son sus beneficios?